Tener preguntas es mejor que tener respuestas

Porque éstas, conducen a un mayor aprendizajeLas preguntas, como método de enseñanza, constituyen un instrumento valioso que es preciso manejar con habilidad para el logro de los mejores resultados. Preguntar no es tarea fácil, en ocasiones se pregunta lo que no es necesario y en otras, lo que difícilmente alguien pueda contestar.

El primer requisito en la elaboración de una pregunta es que se ajuste a los objetivos que se persiguen.

Según Labarrere Reyes y Valdivia Pairol, los tipos fundamentales de preguntas de acuerdo con los logros que se persiguen, son:

  1. Preguntas de fijación: Tienen por finalidad comprobar si se es capaz de recordar y reproducir datos.
  2. Preguntas de interpretación o comprensión: Este tipo de pregunta va dirigida a conocer en qué medida se ha profundizado en la esencia del objeto de estudio.
  3. Preguntas de aplicación: Preguntas en las que se pretende determinar si se es capaz de poner en función lo comprendido, y se sabe aplicar.
  4. Preguntas de generalización: Dirigidas a precisar si se es capaz de establecer relaciones y nexos entre los diversos conocimientos alcanzados.

Si quieres aprender y enseñar, sobre todo, ¡Pregunta!

Autor Joseba Pérez