La clave del éxito de tu estrategia de Marketing

Es Probar y Medir

De manera general, en publicidad se considera que por cada 100 impactos que tiene una marca (es decir, cada vez que una persona ve un anuncio), en promedio, dos acudirán al punto de venta en busca del producto (aunque no necesariamente compren). Esto es sólo el 2% de efectividad. Por ello, si se quieren alcanzar las metas proyectadas, se deben medir los resultados para asegurarse de que la estrategia, el mensaje y el medio son los adecuados
La falta de mediciones sobre el comportamiento del mercado y el nivel de éxito de una campaña puede provocar que –en caso de requerir un ajuste– tu reacción sea demasiado lenta, por lo que un competidor puede aprovechar para apropiarse del beneficio ofrecido por tu marca y que tú intentabas comunicar

Los planes de comunicación deben tener en cuenta lo que el consumidor quiere y necesita, o que seamos capaces de generarle la necesidad. Una tarea nada fácil, “pues éste cada vez es más demandante”

Antes de lanzar una campaña de publicidad necesitas tener un objetivo bien claro. Fundamentos sólidos en los datos que arrojan los estudios de mercado y corroborados con los consumidores te evitarán cambios dramáticos en el diseño de tu campaña publicitaria. Una vez que has recabado y procesado información tanto cuantitativa (hábitos de uso y compra e importancia del precio) como cualitativa (opinión de los consumidores sobre tu marca: cómo es que te conocen y porqué te siguen comprando), considera el tiempo de duración de una campaña y define sus etapas. Éstas podrían ser: dar a conocer el producto, posicionarlo y luego lanzar una promoción

Igualmente importante es medir el nivel de implicación o compromiso emocional del consumidor con una marca (cómo la vive, qué experiencias tiene con ella y cómo se expresa de ella), el cual es uno de los principales factores para concretar una conducta

Prueba y Mide

 

 

Autor Joseba Pérez